May 25

Pimpinela lanza nueva version de “Olvidame y pega la vuelta”

 

El dúo Pimpinela se ha convertido en un clásico, y sus canciones son todo un sello del estilo de los hermanos Lucía y Joaquín Galán.

Las idas y vueltas de pareja son la temática central de la mayoría de las canciones del grupo, y aunque estas situaciones continúan a décadas de que se editaran los temas originales, el lenguaje ha cambiado. Con la aparición de Internet, y la comunicación a través de las redes sociales, existen nuevos términos que el dúo decidió incorporar para hacer una versión actual del clásico.

“Me bloqueó del Whatsapp”, “te borró de Instagram”, “olvida mis selfies, mis Facebooks, mis passwords, mi clave de Netflix”, son algunas de las expresiones que se escuchan en esta versión 2017 que hicieron en el programa de radio “Perros de la calle”, que conduce Andy Kusnetzoff.

En 1984 Pimpinela presentaba Olvídame y pega la vuelta, canción que formaba parte de su segundo álbum y con la que conseguían un gran éxito, que a día de hoy sigue manteniéndose. Y es que, 33 años después de su lanzamiento, son pocas las fiestas o reuniones con amigos en las que alguien no entona el famoso: ‘¿Quién es? Soy yo. ¿Qué vienes a buscar? A ti. Ya es tarde. ¿Por qué? Porque ahora soy yo la que quiere estar sin ti’.

Y su éxito es tan relevante que, en la gala de los Latin Grammy 2017, Jennifer Lopez y Marc Anthony nos sorprendieron con una versión tropical del tema.

Tras bailar esta adaptación con ritmos latinos, Pimpinela ha reinventado Olvídame y pega la vuelta y ha actualizado la letra. En una radio argentina, el dúo, formado por Lucía y Joaquín Galán, ha cantado Te bloquearé de WhatsApp, que podría ser el título de la canción si la lanzaran hoy, en 2017.

Es momento de que te aprendas la nueva versión de Olvídame y pega la vuelta, que dice: ‘¿Qué onda? Acá. ¿Todo bien? Regular. Escúchame. ¿Qué pasa? ¿Por qué le diste like a la foto de tu ex?’. Y un estribillo igual de pegadizo que la original: ‘Ahora vete, olvida mis selfies, mis facebooks, mis passwords, mi clave de Netflix…’

AQUI LA VERSION DE ESTE TEMA:

Hace dos años y un día ME BLOQUEÓ DE WHATSAPP
Hace dos años y un día ME BORRÓ DE INSTAGRAM
Y aunque no he sido feliz aprendí a vivir sin STALKEAR
Pero al ir olvidando YO LO ENGANCHÉ ONLINE

‘¿Qué onda? Acá. ¿Todo bien? Regular. Escúchame. ¿Qué pasa? ¿Por qué le diste like a la foto de tu ex?’

Por eso vete, olvida MIS SELFIES, MI FACEBOOK, MI PASSWORD, MI CLAVE DE NETFLIX
Jamás LA PUDE HACER ANDAR
Vete, BORRA MIS VIDEOS, LOS CELOS DE MIS VIEJOS, MIS FOTOS EN TETAS
AHORA VAS A HACER MIRAR
Vete, olvida QUE EXISTO, QUE YA ME CANSÉ QUE ME DEJES EN VISTO
YA ME DESCONECTO, QUE ME SUENA EL TINDER, MATCHEÉ CON UN TIPO

Abr 25

Hermanos, La verdadera historia.

Buenos Aires – Tras 35 años ‘peleando’ sobre los escenarios, los hermanos Lucía y Joaquín Galán, alias Pimpinela, han decidido cambiar el micrófono por la pluma y hacer una “catarsis” emocional que desvela una vida pintada por el éxito, pero marcada por momentos “críticos” que casi los llevan a disolver el grupo.

“Hubo varios momentos de situaciones críticas entre los dos donde dijimos ‘hasta acá llegamos’, ‘basta’. Pero nadie se enteró y se pudieron solucionar. Mamá funcionó como conciliadora, pero también nosotros con nuestras terapias y deseos de seguir”, cuenta Lucía a Efe antes de presentar en Buenos Aires “Hermanos. La verdadera historia” (Planeta), su primera autobiografía.

Con 25 discos en el mercado y cientos de teatros y estadios conquistados en el mundo -entre ellos el Madison Square Garden de Nueva York-, Pimpinela se lanza a narrar en un libro hechos que hasta ahora no habían visto la luz y que creen pueden ayudar a quienes pasan por situaciones “difíciles” como las que a ellos les tocó vivir.

“Hay mucho más de vida familiar, de cosas personales y de Lucía que ni yo conocía. Cosas mías que ella tampoco sabía. Es un libro honesto y profundo para nosotros. Una especie de catarsis”, asevera la parte masculina del dúo, que publicó su primer disco en 1981 y cuyo éxito llegó a la cumbre con el segundo, con el archiconocido “Olvídame y pega la vuelta”.

En el libro, que también llegará a países como España, cada hermano escribe un capítulo y cuenta su visión de la historia desde que Joaquín y María Engracia -sus progenitores-, decidieron cambiar, en los difíciles mediados del siglo XX, su Asturias natal por Argentina.

El primogénito de los Galán recuerda a su padre como un asturiano “maravilloso, alegre, generoso y simpático” de quien heredaron el amor por la música.

Pero un fatal compañero de viaje se puso en su camino.

“Se crió en un pueblito de Asturias. Cuando dejaban de trabajar con el ganado en el prado y de hacer la siega, el punto de reunión era la cantina y ese era culturalmente el beber, es algo como natural. Él tenía esa enfermedad”, evoca Joaquín (Buenos Aires, 1955).

“El placer de beber se transformó en un alcoholismo que fue realmente muy duro. Cuando llegó a Argentina y nacimos nosotros nos encontramos en una situación familiar muy difícil”, añade sobre una adicción que no convirtió a su padreen alguien violento ni puso en tela de juicio sus valores, pero sí “en exigencia a la familia”.

Su hermana, seis años menor que él, va más allá y desvela cómo en el libro están los momentos “bisagras” de su vida.

“Situaciones que uno dice… ¿dónde voy a meter tanto dolor y qué voy a hacer con ese dolor? Automáticamente eso te hace empezar a vivir de otra manera. Vivir más el presente, el hoy”, afirma Lucía, quien al darse cuenta de que su nombre real, María Graciela, no era usual en España, pronto dio pasó al artístico, ayudada por la famosa canción de Joan Manuel Serrat.

En la biografía no faltan menciones al accidente cerebro vascular que sufrió hace una década y al siniestro de autobús que en 2001 se cobró la vida de varios pequeños que se alojaban en el hogar de niños que en 1996 abrió el dúo en la provincia de Buenos Aires.

Circunstancias de una mujer que logró encarnar ante el público -con la ayuda de sus dotes de actriz y las letras compuestas por su hermano- la lucha, el tesón y el aplomo del lado femenino frente al machismo y la preponderancia del varón.

“Mi personaje siempre fue esa heroína que le decía basta y que lo echaba y se vengaba de todas”, agrega la intérprete de temas como “Dímelo delante de ella”, “A esa” y “Una estúpida más”.

Éxitos que nunca habrían visto la luz si María Engracia no hubiera insistido en que sus dos hijos cantaran juntos.

“Yo cantaba en un grupo, Lucía estudiaba teatro y su ilusión era vernos cantar como nos veía los fines de semana cuando cantábamos con una guitarra”, recuerda Joaquín sobre su madre, quien todavía hoy conserva el “temperamento que ha mantenido la familia unida”.

Sin embargo, el padre de los Pimpinela murió en 1985, cuando estaban en plena gira. “Llegó a ver nuestro éxito en España, que era su gran ilusión”, remarca el primogénito.

Ahora, camino de cuatro décadas cantando, ambos se ven como dos hermanos que lograron cumplir su sueño.

“Logramos transmitir un mensaje de fantasías, de contar historias reales, de ponderar a la familia y a la unión y crear algo distinto dentro de la música. Ni mejor ni peor pero sí diferente, no parecernos a nadie”, concluye Joaquín.

El hombre, la mujer, la relación de pareja, las historias de amor y desamor, y los toques de teatro hicieron de ellos un género por sí mismo, que con ‘peleas’ o sin ellas convirtió el nombre de una planta como la ‘pimpinela’ en un símbolo de la música iberoamericana que tiene cuerda para rato.

Abr 25

El dolor de Los Pimpinela por la muerte de su representante y amigo.

Lucía y Joaquín Galán despidieron a través de las redes sociales a Héctor “el Negro” Díaz: “Nuestro tercer hermano, te fuiste, pero tu alegría nos ayudará a seguir adelante”, escribieron en las redes

El viaje de Los Pimpinela a Miami por trabajo se vio empañado por una profunda tristeza tras la muerte de su representante y amigo Héctor “el Negro” Díaz a quien ellos definieron como su “tercer hermano”.

El representante murió en Miami producto de un ataque cardíaco. Se encontraba acompañando a Joaquín y Lucía Galán en un viaje que mezclaba placer y trabajo.

Luego de haber brindado un show durante la semana, el jueves por la tarde Los Pimpinela junto con sus hijos, Héctor y amigos fueron a navegar. Más tarde, el grupo se dividió y Joaquín, Lucía y su representante fueron a un mall. Según pudo saber Teleshow, en medio del paseo, a Héctor le agarró un fuerte dolor en el pecho, los hermanos Galán llamaron de inmediato a emergencias, pero cuando la ambulancia llegó, ya era tarde.

Los Pimpinela ya se encuentran regresando a Buenos Aires, “devastados” por la noticia, según contó un allegado. Héctor estaba con ellos desde hacía 30 años.

En medio del dolor, los cantantes utilizaron las redes sociales para despedirlo: “Negrito, nuestro tercer hermano del alma, te fuiste, será difícil, pero tú alegría nos ayudará a seguir adelante, ya sos nuestro Angel”, escribieron.

Además, pidieron una cadena de oración por su amigo de tantos años y fotos de los tres en el último viaje que hicieron.

El dúo, junto con su amigo, había ido a Miami donde brindó un gran show junto con Dyango y hasta habían participado del recital los hijos de Lucía y Joaquín.

Abr 25

La dura historia de Lucía Galán: “Mi papá era alcohólico”

La cantante de Los Pimpinela habló de la dura infancia y adolescencia que le tocó vivir, debido a la enfermedad de su padre

Lucía y Joaquín Galán acaban de lanzar su libro autobiográfico Hermanos, la verdadera historia. Allí cuentan detalles de su vida nunca antes revelados, como la dura infancia y adolescencia que les tocó vivir, debido a que su papá sufría de alcoholismo.

Al respecto, la cantante habló con Catalina Dlugi en La Once Diez: “En el libro quisimos expresar que el pasado no te condiciona, que el alcoholismo es una enfermedad. Nuestro padre era una persona maravillosa, generosa, pero tenía esa enfermedad. A pesar de eso y otras cosas difíciles, pudimos forjar nuestro destino y tener la familia unida”.

Los hermanos Pimpinela acompañaron no sólo a su papá, sino también a su mamá: “Ella es de las generaciones en las que el matrimonio era un mandato y estuvo toda la vida al lado de papá hasta que empezó a somatizar todas las situaciones estresantes y tuvo que decidir entre la salud de ella o seguir. Hubo que hacer algo para la, pero no dejarlo solo a él tampoco”.

Sobre cómo hicieron para superar la dura historia que se vivía en su casa, Lucía asegura que hicieron lo que pudieron y aseguró, que como con cualquier otra adicción, superarla era una cuestión del día a día.

A su vez, la cantante recordó que varias veces su mamá iba a los bares a buscar a su padre, que estaba tomando, porque temía que algo malo le ocurriera.

Mientras la cantante era chica, la compañía de su hermano Joaquín, seis años mayor, fue crucial para ella: “Él siempre estuvo muy preocupado y muy atento si por ahí papá no llegaba. Incluso estando de novio, si tenía que salir con mi cuñada, nos llevaba a mi mamá y a mí para que no estuviéramos solas”.

Mar 20

Pimpinela regresa a Puerto Rico en mayo.

Tras unos 15 años de ausencia de los escenarios locales, el dúo argentino Pimpinela regresa a Puerto Rico para presentarse en los escenarios Boricuas en el mes de mayo, donde harán un recorrdo por sus exitos mas representativos, incluídos los temas de su última producción, “Son todos iguales”

 

Recientemente se conoció que su tema “Olvidame y pega la vuelta”, ha causado furor luego que Mark Antony Y Jennifer López lo interpretaran en la ultima entrega de los Grammy Latinos.

Ene 19

Lucía Galán habló del tema de Pimpinela que cantaron Jennifer López y Marc Anthony

La “mitad” del dúo se mostró “halagada” por la interpretacion de las estellas latinas.

jennider lopez03

“Fué un homenaje maravilloso”, dijo Lucía Galán a Clarín tras la presentacion de Jennifer López y Marc Anthony en los gammy latinos, quienes cantaron el clásico tema de los Pimpinela “Olvídame y pega la vuelta”.

“Estábamos muy expectantes de lo que iba a suceder. Ellos son dos artistas con mucha trayectoria, tenían miles de posiblidades de elegir cualquier tema y optaron por el nuestro, que ya tiene 35 años”, continuó Lucía sobre la canción que se convirtió en el primer sencillo del álbun que la expareja están lanzando juntos.

Además, ese trabajo marca la vuelta de López a la mísica en español.

jennider lopes02

 

“Ellos la interpretaron a la perfección, mantuvieron su estilo by el tema sin desvirtuarlo. Hicieron la parte teatral que es algo que nos caracteriza a nosotros y respetaron la melodía. Podrían haber hecho una balada, salsa, algo mas bailable de lo que se usa ahora pero no, fué fabuloso”, contó la cantante.

 

 

jennifer lopez01

Sep 19

El dúo Pimpinela, formado por los hermanos Lucía y Joaquín Galán, presentará su nuevo espectáculo, ‘Son todos iguales’, el 16 de octubre en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid.

Pimpinela-espectaculo-Miguel-Delibes-Valladolid_953316663_113318389_667x375

Según informan a Europa Press fuentes de la organización, los cantantes regresan tras dos años a los escenarios españoles para presentar en directo ‘Son todos iguales’, un álbum grabado en Los Ángeles y que da origen a un espectáculo “impactante” que “deslumbra por su brillante producción, las imágenes de sus pantallas, la banda, los coros y bailarines y por supuesto, el histrionismo, la emoción y frescura de los hermanos Galán”.

El espectáculo recoge también algunos de sus grandes éxitos como ‘Olvídame y pega la vuelta’, ‘A esa’, ‘Valiente’, ‘Dímelo delante de ella’, ‘Me hace falta una flor’, ‘Por ese hombre’ (junto a Dyango), ‘Una estúpida mas’, ‘Hermanos’, ‘El amor no se puede olvidar’ o ‘La Familia’.

Pimpinela presentó este nuevo trabajo en mayo en el estadio Luna Park de Buenos Aires y desde ese momento han recorrido Latinoamérica hasta llegar a España en octubre, donde ofrecerán diez conciertos.

Ago 20

Pimpinela: “Permanecemos a pesar de las modas”

Los hermanos Lucía y Joaquín Galán presentan “Son todos iguales”, su reciente y consagratorio disco. Con 34 años de carrera, se siguen sorprendiendo con el calor del público. En la charla, anunciaron que en octubre lanzarán un libro, donde contarán anécdotas de la vida profesional y personal. Esta noche 20/08/2016), en el Arena Maipú.

image57b59d3bce1244.47626546

Nombrar al dúo Pimpinela, es hacer referencia a la música y a ese lazo de hermanos que los une, más allá del oficio.

De aquellos jóvenes alocados a comienzo de los ‘80, que le cantaban al amor y se revelaban a mandatos impuestos entre el hombre y la mujer, pasaron 34 años. Más de tres décadas ininterrumpidas de proyectos, discos, shows por todo el país, Latinoamérica y Europa.

Hoy Lucía y Joaquín Galán se reinventan y siguen cantándole al amor, pero en versión siglo XXI.

“El amor es las dos caras de una misma moneda. No nos cansamos, pero nos gusta contar historias más allá de la pareja. En el espectáculo nuevo también hay temas que siguen vigente como ‘Cuéntale al mundo’, que habla de la violencia de género y doméstica.

Luego de ver un show a veces las parejas nos cuentan, que reflexionan y encuentran una solución a sus problemas”, apunta Joaquín sobre el presente de Pimpinela y su gira con “Son todos iguales”, el disco número 25 del dúo que presentaron en junio con un Luna Park colmado y esta noche vuelven a Stadium Arena Maipú.

Colombia, Ecuador y su próximo tour por España, son alguno de los países y ciudades, en los cuales los Pimpinela conquistaron a un público heterogéneo que se renueva constantemente.

-Luego de tantos años, ¿se sorprenden con la cantidad de convocatoria?

Lucía: –Sí, ya son 34 años de carrera, nos sigue sorprendiendo como la gente se suma, canta las canciones, las generaciones nuevas, como los padres transmiten nuestra música a sus hijos. Y el sentimiento es de puro agradecimiento.

Joaquín: -Sí, por supuesto. Después de 34 años que el público siga respondiendo es una gran motivación. Con el tiempo, todo se valora mucho más.

Al comienzo te sorprende todo y con el tiempo, que pasen las canciones de generación en generación, sentís que te adoptan como parte de su historia. Y como no nos gusta quedarnos en el pasado, hacemos nuevas canciones.

Sin adormecerse en los clásicos, Lucía y Joaquín cumplen bodas de plata con sus discos y su último trabajo de estudio, viene a afianzar ese estilo propio, con un aire fresco. Luciano Pereyra y la cantante tropical Ángela Leiva en el tema “Son todos iguales”, son parte de este compilado de canciones, que se conjugan con un espectáculo imponente, en producción y calidad.

– “Son todos iguales”, ¿es igual a los demás?

Joaquín: -Es el número 25 de nuestra carrera y hacía unos cuatro años que sacamos el anterior. La motivación es seguir observando lo que pasa alrededor, sobre todo en el mundo de la pareja. Pero también tiene canciones de amor, referidas a la pareja que se cuida uno al otro.

También está “Bastardo” que trata de una infidelidad; es una letra distinta a la original, que parece común pero que la gente, nos llenó las redes sociales con experiencias.

Creo que el tema de las pasiones es inagotable, siempre te sorprende la realidad mucho más que la ficción. Son todas historias sacadas de la realidad, que le dan al disco una credibilidad importante. “Amor de hermanos”, que habla del presente de nosotros dos.

Lucía: -Este disco se inicia con las mismas ganas de transmitir las historias que pasan hoy. No solo cantamos canciones de pareja, sobre todo cuando mi personaje era una especie de heroína, en una época donde era más sumisa y obedecía a un modelo de hombre machista.

En este disco son distintas historias de amor, de vida, de relaciones cotidianas, complejas. Un poco lo que nos pasa todo los días.

-¿Se consideran artistas populares?

Lucía: -En nuestro país hay palabras que están mal vista, somos muy prejuiciosos. La palabra popular está visto como algo de menor importancia. Pero si me considero una artista popular, me encanta serlo, me encanta cantar para 40 mil personas. No me considero una artista de la elite, tampoco quiero serlo.

Mientras a más gente puedas llegar, brindando un espectáculo serio, un trabajo bien hecho, ser popular es lo que todos quisieran ser. Los que no han llegado a serlo, dicen que les gusta cantar para menos gente. Pero eso es mentira, dicen no lo quiero, no es para mí. Somos artistas populares, donde abarcamos todo tipo de público y estamos orgullosos de serlo.

Joaquín: -Sí, creo que nuestro deseo cuando comenzamos, primero era hacer algo distinto. Y nuestro estilo encontramos las dos vocaciones, su histrionismo e interpretación y mi deseo, de hablar y expresarme a través de las letras. Y como compositor, los que componemos tenemos el deseo de estar actualizados. De cantar lo que sucede hoy, nos sentimos orgullosos del pasado y los comienzos.

Pero como compositor, nos gusta contar lo que sentimos hoy. Valoramos mucho cuando el público se identifica con lo nuevo. Y fijate que no somos tantos los artistas que llenamos un Luna Park o en Córdoba, en España, Estados Unidos y América Latina. Te das cuenta que hay tantos artistas nuevos que quieren salir y es tan difícil. Y nosotros, permanecemos a pesar de las modas.

-Como intérprete ¿cómo has vivido este camino?

-Lo viví naturalmente, no fue algo programado. Surgió todo de una manera espontánea, sin momentos difíciles, sin parar para volver a comenzar. Las metas fueron a corto plazo, realizables. Siempre paso a paso. Así llegamos a tantos años de carrera, con esa sensación de haber empezado ayer.

-¿Qué es lo que no han podido remediar en todos estos años?

-Donde más discutimos, ahora no tanto, pero en general cuando grabamos. A mí me estresa mucho grabar, es la parte que menos me gusta de mi profesión. Siento un estrés enorme de que eso va a quedar. Y Joaquín que es el compositor y productor, ahí se mezcla mucho la relación de hermanos, con la profesional. Me pide que cante de nuevo una frase y yo le discuto.

Nos enroscamos en eso que no lleva a nada. Y ahí salta. Pero ahora nos conocemos. Joaquín tiene el síndrome de buscar la perfección. Y para mí la perfección no existe. Como dijo Bárbara Streisand: “Hay que buscar la excelencia”. Tenés que dar todo y lo mejor.

Joaquín: -Primero somos hermanos y luego Pimpinela. Somos distintos en muchas cosas, tenemos un carácter fuerte, pero no le tenemos miedo a eso. En el balance final te das cuenta, que la música fue una excusa para unirnos. Hay hermanos que no se hablan y en nuestro caso, mantenemos esa relación, trabajamos y prima la unión. También nuestra crianza es la clave que sigamos unidos, después de tantos años.

Proyectos más allá de la música

Como en varias ocasiones, los Pimpinela formaron parte del jurado de varios reality shows que buscan nuevos talentos. Su última participación fue en “Laten corazones”, donde una vez más cosecharon el cariño del público.

Dedicados a la presentación de su disco y con una amplia gira, en octubre preparan el lanzamiento de su libro, editado por Planeta, en España y Argentina.

-¿Te han ofrecido volver a la ficción?

Lucía: -Me han ofrecido, pero no me interesaron los guiones o las propuestas. Me ofrecen mucho comedias musicales. Pero no puedo estar un año con eso.  Cuando planeamos un show afuera, con un año de anticipación se reserva el teatro.

Entonces hay compromisos que no puedo asumir por eso, porque se que en tal fecha tengo una presentación. Además en la tele todo es de un día para el otro, te llaman 15 días antes. Y las cosas que hice, fueron cortas. Pero si me gustaría hacer algo.

-¿Y cómo jurados en algún ciclo?

Joaquín: -Siempre hay propuestas, pero nosotros programamos a mediano plazo las cosas. Y este año era la grabación lanzamiento del nuevo álbum. También tiene que ser un programa que nos sintamos identificados. “Laten corazones” nos incentivaba transmitirle lo nuestro a esas familias.

-¿Cómo surgió la idea de hacer un libro de Los Pimpinela?

Lucía: -Estamos en la pre producción y saldrá en octubre. Un libro con 70 fotos que habla de nuestra vida profesional y personal, está muy enfocado en lo personal.

Fue una iniciativa de la editorial, que sale en simultáneamente en España y nos gustó mucho la idea. La verdad que nunca me imaginé que íbamos a escribir un libro.

Joaquín: -Es un libro donde contamos nuestra historia. Contar nuestra lucha personal y artista.

 

Ficha

Pimpinela presenta: “son todos iguales”
Día y hora:
hoy, a las 21.30.
Lugar: Stadium Arena Maipú (Emilio Civit y Maza, Maipú).
Entradas: $250 (Platea lateral s/n), $350 (platea Central), $450 (Gold), $550 (Platino) y $700 (Vip Arena). En Tarjeta Nevada, Chamu Rockería (Ciudad y San Martín), Arena Maipú y www.tuentrada.com

Ago 15

Pimpinela: “Hoy haríamos una canción para aprender a aceptar al que no piensa como nosotros”

Pasaron casi 35 años desde “Olvídame y pega la vuelta“, más de 20 discos editados y la conquista del mercado iberoamericano. Más vigente que nunca, el dúo Pimpinela presenta su último trabajo: “Son todos iguales”

0014792120

¿Con pelea o sin pelea? es la pregunta obligada que Joaquín y Lucía Galán hacen al finalizar el show. El público explota y siempre la respuesta es: “Con pelea”. Eso pasó ayer, se repetirá esta noche en el Luna Park y el 28 en el estadio Orfeo de Córdoba con un espectáculo totalmente renovado, visual y lleno de interacción con el público: “Cuando subimos al escenario nos gusta poner todo, no sabemos hacer las cosas a medias”, dice Joaquín, y se nota.

— Son casi terapéuticos los shows ¿no?

— LG: Sí, sobre todo las mujeres, que se posesionan y hacen una especie de catarsis. Algunas se emocionan, se ponen a llorar, otras se divierten, otras se lo toman como algo terapéutico. Nosotros simplemente largamos esta especie de juego, esta mini telenovela de tres o cuatro minutos donde se fusiona la música con el teatro e interpretamos cada una de las historias. Después es el público el que la recibe como mejor le convenga o como pueda.

— Su nuevo trabajo se llama Son todos iguales. ¿Es así? ¿Son todos iguales?

— LG: Gracias a Dios no… Son la mayoría, el prototipo, pero dentro de todo no son todos iguales, hay algunos mejores y otros peores.

— JG: Son mundos distintos, el hombre es mucho más pragmático, se puede concentrar en una sola cosa al mismo tiempo; la mujer puede estar mirando televisión, hamacando al nene, cocinando, hablando por teléfono con la amiga y le sale todo bien. Si nosotros hiciéramos eso, se nos quemaría la cocina, el nene se nos caería al piso y pasarían un montón de cosas.

“No soy el malo, soy muy bueno, siempre le doy el mejor lugar a las mujeres como autor”

— ¿Y en qué te parece que nosotras somos iguales?

— JG: Están todo el día pensando. Nosotros cuando decimos algo simplemente decimos lo que estamos diciendo, la mujer lo interpreta y ahí está el problema. Somos más básicos de lo que parecemos, aunque yo sé que parecemos muchas veces muy básicos, pero lo que decimos es lo que hay, no hay segundas lecturas. En cambio la mujer siempre trata, inconscientemente, de encontrar una explicación. Con algo que a lo mejor pasó hace un mes se quedaron colgadas en la palmera y nosotros ya no sabemos ni de qué nos hablan. Si estamos viendo un partido estamos viendo un partido, no estamos viendo el partido y al mismo tiempo pensando en algún problema que esté sucediendo.

— A vos en las canciones te toca ser el malo ¿te gusta ese lugar?

— JG: No soy el malo, soy muy bueno, siempre le doy el mejor lugar a las mujeres como autor, siempre son las heroínas, las que ganan y yo termino pidiendo perdón. Representamos un poco el arquetipo del hombre y la mujer latino, argentino, hispano, donde el hombre se está tratando de adaptar a esta nueva mujer potente, independiente, fuerte, pero la esencia nos vence, esa cosa de dejarnos llevar por el instinto y luego pagar las consecuencias.

“El hombre es machista porque la mujer lo permite”

— ¿Somos muy machistas los argentinos?

— LG: El latino es bastante machista, sí, el hispano. Hay países que pueden llegar a serlo un poco más, México, Colombia. Pero el hombre es machista porque la mujer lo permite. Hay que ver qué es lo que le pasa a esa mujer que sigue siendo sumisa, que sigue agachando la cabeza y que se deja maltratar, abusar o menospreciar o cree todo lo malo de ella que le cuenta el hombre. Si la mujer no se lo permitiera iría para otro lado y aprendería a estar sola, que es en definitiva lo que se hace habitualmente. Cuando tenes una relación tóxica, si la permitís, algo te pasa a vos también. Pero sí, todavía queda un vestigio de machismo, sí.

 

— Lograron no perder su esencia y adaptarse a cómo la sociedad evolucionó ¿Era necesario?

— LG: Sí. No hubiera servido estancarse en los 80 porque “Olvídame y pega la vuelta” haya funcionado y girar alrededor de eso. No hubiéramos durado tanto. Fuimos creciendo con nuestro público, hemos ido creciendo como personas, como hombre, como mujer, como ciudadanos, como individuos, y eso se ve reflejado en nuestro trabajo. Por ahí las cosas que me enojaban como mujer en los 80 ahora ya no me enojan y me enojan otras que antes ni las tenía en cuenta, o al revés. Hace muchos años, Joaquín compuso una canción que habla de la violencia de género, “Cuéntale al mundo”. Hemos cantado el matrimonio igualitario. Hemos cantado a las leyes en contra de los latinos indocumentados en Estados Unidos. Es estar atento a las cosas que pasan, no solamente como pareja sino que también en la vida.

— ¿Hay una responsabilidad como artistas de transmitir estas cuestiones en las que uno cree?

— LG: Depende de cada uno. El artista tiene que entretener y tiene que sacar a la gente en esas dos horas que dura un espectáculo de su problemática y llevarla a un mundo de fantasía, a que se divierta, baile y haga catarsis, que se apasione, se emocione. Después está en cada artista qué hace con esas cosas que le afectan de la realidad. Nosotros hemos cantado estas canciones no porque creamos que el artista tiene que ser el bastión para llamar a reflexionar y a bajar línea; simplemente nos emocionan historias, nos tocan, nos llegan, y las interpretamos. No desde un lugar tan omnipotente de creer que esa canción va a poder modificar algo. Ojalá que sí lo pueda modificar pero no depende de nosotros, depende de otra gente mucho más arriba.

— JG: No lo sentimos como una obligación, lo sentimos como una necesidad. Cuando vemos lo que pasa en la televisión nos pasa lo mismo a nosotros que al resto de la gente, nos conmueve; y de pronto sí tenemos la necesidad de ponerlo en una historia. El matrimonio igualitario, el poder aceptar aquello que uno no entiende, romper el prejuicio, tratar de entender que todos tenemos derecho a ser libres, a pensar y a sentir como querramos. Cuando lo expresamos no es para tratar de dar un mensaje de que esto tiene que ser así porque yo lo digo, sino es meterlo dentro de una historia y hacer que la gente que está sufriendo eso se identifique y a lo mejor lo pueda modificar. Pero no con la omnipotencia de que es nuestra responsabilidad; la responsabilidad del artista es ser auténtico, nada más.

“Cuando llevan a un país a pensar y a involucrarse tanto en la política es que los políticos están haciendo algo mal”

— Hoy de la realidad, de lo que estamos viviendo ¿a qué le escribirías?

— JG: Le escribiría a la fe, a la esperanza y a la unión. Haría una canción donde aprendamos a aceptar al que no piensa como nosotros, a tratar de desandar este camino de dos mundos que se ha llevado a cabo en estos últimos 12 años. A entender que podemos pensar distinto pero que vivimos en un mismo país. La gente no quiere estar pensando en la política, no tenemos obligación de estar pensando en la política. Nuestra obligación es estar pensando en nuestra familia, en nuestro trabajo, en nuestros hijos, en disfrutar. Cuando llevan a un país a pensar y a involucrarse tanto en la política es que los políticos están haciendo algo mal. Entonces sí haría una canción para cantarles a ellos, para decirles que sean más discretos, que hagan las cosas que tienen que hacer porque nosotros los votamos y son nuestros empleados, no nosotros sus rehenes. Que dejen de convertirse tanto en el centro de la cuestión, que sean más discretos en lo que hacen y más efectivos, para que los argentinos podamos pensar en el futuro y vivir en paz juntos, con progreso, con trabajo y no tener que estar tan pendientes de todo lo que los políticos hacen.

— LG: Una canción larga, duraría como…

— JG: Una canción larga, ahora le pongo música, si hay una guitarra te la grabo ya. Pero bueno, tocaste un tema que me interesa mucho y que me da mucha bronca. Hablar tanto de eso, nos decía Borges, es como que estuviéramos hablando todo el día de los buzos, de los hombres rana ¿Por qué hay que hablar todo el día de esto? Por qué hay que estar tan invadidos de todas esas informaciones; porque obviamente hay varias generaciones que no lo están haciendo bien.

“Somos y seguiremos siendo amigos de Daniel (Scioli), pero él sabe perfectamente cómo pensamos”

— Es muy importante esa unión a la que convocás. Ustedes, públicamente han apoyado a Daniel Scioli como candidato y tienen una historia de trabajo y de amistad en común. Pueden de todas formas desear que al otro le vaya bien, y querer lo mejor para el país.

— LG: Por supuesto, nosotros somos amigos de Daniel hace 25 años y seguiremos siendo amigos. Lo que nosotros apostábamos era por el proyecto que Daniel tenía en su mente y en su corazón y después respetamos su decisión de seguir involucrado en un proyecto con el que nosotros no comulgábamos ni nos identificábamos. Siempre hemos sido muy claros en eso, hemos estado al lado de Daniel apoyando lo que pensábamos que era la decisión que él iba a tomar. Después por equis circunstancia tomó otra, es aceptable, es respetable, no era la nuestra. Él sabía, porque lo sabe perfectamente, cómo pensamos, y vamos a seguir siendo amigos toda la vida como lo hemos acompañado en estos cambios de su profesión, de su trayectoria política y él a nosotros. Pero principalmente somos ciudadanos argentinos, yo quiero que mi hija, que estudia psicología, tenga clases. Quiero un país con cultura. Quiero que cada vez haya menos hogares de chicos, no tener que celebrar 20 años como si fuera algo maravilloso, por un lado sí es maravilloso porque nos hemos roto el traste con este Hogar Pimpinela desde hace 20 años pero por otro lado me indigna, me da vergüenza y me da pudor que sigan existiendo.

— Cuántos chicos viven hoy en el hogar.

— LG: Siempre hay 25 como máximo pero ya han pasado más de 350, 400, con historias tremendas y con casos maravillosos que han pasado a vivir con sus familias adoptivas. Pero por otro lado vemos familias que hace años, años, años y años que esperan, jueces a los que no les importa un carajo, que están sentados atrás de un escritorio y no hacen absolutamente nada pudiendo hacerlo; otros que sí, que hacen lo imposible con lo poco que tienen. Hay un momento cuando llegas a casa y decís: “Guau, que día largo”. Eso hemos hecho siempre, en nuestra profesión y en lo que encaramos, involucrarnos y poner el cuerpo, que es la única manera que conocemos.

“Se cumplen 20 años de lucha cotidiana con los juzgados de menores y con tanta desidia”

— Más allá de que no sea una obligación, ustedes pusieron el cuerpo y están con los chicos día a día.

— JG: Sí, sí, sobre todo Lucía que es la que lleva adelante el hogar. Se cumplen 20 años de la lucha cotidiana con los juzgados de menores y con tanta desidia que te encontrás cuando hay tanta gente que quiere adoptar un chico y te encontrás con tantas trabas de burocracia porque, lo de siempre, la frase hecha pero es así, “los chicos no votan”, con lo cual su presencia nunca obliga a nadie a tomar medidas importantes. Se han hecho cosas, como la Ley de Adopción, los Derechos del Niño, pero sería fantástico que…

— LG: Que se cumplan sí.

— JG: Claro, sería fantástico que se cumplan y que haya más gente dedicada a ellos. Es tremendo, porque ellos y la gente mayor son los más dejados de lado cuando ellos van a ser nosotros en el futuro. La gente mayor ya lo fue y tiene que tener como mínimo la dignidad de poder vivir dignamente de su jubilación. Es realmente una deuda enorme que tiene nuestro país, llámese el gobierno que se llame. Que se los utilice simplemente como un speech, como un discurso demagógico y como “mirá qué bondad lo que les estoy dando” cuando en realidad están en su derecho los abuelos de recibir lo que tienen porque han trabajado toda la vida para tener eso. Si no están ayudados por sus hijos o se juntan entre ellos no podrían vivir. Hay muchas deudas acumuladas acá que te dan bronca.

— Cambiando totalmente de tema ¿Los puedo llegar a ver como pareja en Showmatch algún año?

— LG: Nada más lejos de la posibilidad remota, no. Todos los años el Chato y Hoppe me lo plantean, me encanta, hemos trabajado en Ideas del Sur mucho tiempo, es un programa que nos divierte, pero no. Él tuvo propuesta este año de bailar, lo han llamado…

“Me encanta el programa (Showmatch), me divierte, pero tengo sentido del ridículo”

— JG: Me puse el tutú y como soy un poco chueco, no me quedaba bien la calza…

— LG: Para el adagio.

—JG: Para el adagio. Entonces me dije mejor el adagio yo no. Y el acquadance nado más o menos, chapoteando no. No, yo agradezco el chiste que me han hecho, me lo han propuesto pero no. Me encanta el programa, me divierte…

— LG: Hay muchos que aceptaron que todavía estamos así (Gesto de asombro).

— JG: Sí, pero yo tengo sentido del ridículo.

— Va Alejandro Lerner este año, por eso me atreví a preguntarles si lo evaluarían.

— JG: Cualquier comentario que se parezca a la realidad es pura casualidad (risas). No, a Alejandro lo queremos mucho y te aseguro que cuando él baile yo voy a prender el televisor.

— LG: Es capaz de cerrar la boca, la mandíbula. Lo queremos mucho a Ale, compartimos todo el año pasado en Laten corazones y por eso cuando supimos que aceptó nos quedamos los dos como tildados porque no nos coincidía mucho, pero es una buena causa.

— ¿De qué sienten que los salvó la música?

— LG: Nos salvó quizás de muchas frustraciones como quizás tanta gente tiene por tener su vocación guardada, y trabajar de otra cosa. Nos salvó de ser tristes. Nos salvó de vivir angustiados. Nos salvó de querer por ahí darnos algunos privilegios y no poder. Creo que fue una gran aliada nuestra y nos permitió ser quienes somos, sí

 

0014792093

Jul 31

“Pimpinela festejó los 20 años de su hogar de niños”

Lucía y Joaquín Galán organizaron una cena agasajo para más de 400 invitados, muchos de ellos amigos y personajes famosos.

FileAccessHandler.ashx

El miércoles 6 de julio, Lucía y Joaquín Galán celebraron los 20 años del Hogar Pimpinela para la Niñez. Más de 400 invitados, entre amigos y personajes famosos, asistieron a una cena agasajo. Muchos otros tantos hicieron llegar sus mensajes de apoyo a través de videos.

 

FileAccessHandler.ashjktyjxFileAccessHandler.gfyukyukyuashxFileAccessHandlfgkyukyer.ashx

 

Fue una de las noches mas emocionantes de nuestra vida. En nombre de todos los niños que pasaron por el Hogar, un millon de gracias a todos los que de una forma u otra participaron de estos 20 años y a aquellos que han decidido sumarse para compartir junto a nosotros este desafio diario. Hoy iniciamos una nueva etapa llenos de energia, con la esperanza de que algun dia no sean necesarios mas hogares porque querra decir, que cada niño tiene su propio Hogar“, expresó emocionada Lucía.

FileAccessHandler.asfgkyukyuhx
El Hogar Pimpinela para la Niñez alberga 25 niños derivados de distintos Juzgados de la Provincia de Buenos Aires. Cuenta con un equipo de 16 profesionales que trabajan multidisciplinariamente las 24 horas del día brindándoles todo lo necesario para cubrir con amor sus derechos de alimentación, salud, vivienda y educación.

Entradas más antiguas «